Celebrating 40 years

Celebramos 40 años en Marbella

PUBLICADO EN: essential magazine EDICIÓN: Nº 133, MAYO 2010. ARTÍCULO: Belinda Beckett

Christopher con sus hijos, Alex and Katinka

Christopher y su hermano Bill con su padre, Bill Clover Senior y su abuelo en 1962

En 2010 Panorama Properties celebró su 40 aniversario como la primera inmobiliaria internacional de Marbella, y ahora, además, como la agencia más antigua de la ciudad. Belinda Beckett habla con Christopher Clover, propietario y director gerente de esta innovadora empresa familiar cuya historia completa abarca 106 años y cuatro generaciones.

Cuando Christopher Clover se licenció en economía por la Universidad de Virginia en 1969, había dos senderos profesionales que sabía que no quería seguir: “Uno era la enseñanza. Aunque me fue bien en el colegio, sentía que no tenía una vocación real por enseñar. Y como desde pequeño apenas oía hablar de otra cosa, tampoco me apetecía meterme en el negocio familiar de la inmobiliaria.”

Cuarenta años más tarde, sentado en la elegante sede de Panorama en la Milla de Oro, enfrente del Marbella Club, unas fotografías de la época de su abuelo y una pila de fichas de propiedades selectas en su bandeja de entrada cuentan otra historia. De hecho, antes de hacerse cargo del nuevo negocio familiar en Marbella, su primer empleo como joven con conocimiento de idiomas fue.. ¡el de profesor de francés en un colegio de Maryland!

Para alguien cuya carrera se ha desarrollado exactamente como no quería, Christopher es un hombre satisfecho. La inmobiliaria ha llenado la vida de este simpático estadounidense de 65 años, y lo cierto es que se le da bien. Al poner en práctica los valores aprendidos de su padre y su abuelo, y a lo largo de cuatro décadas de picos y valles en el sector, el nombre de Panorama se ha vuelto sinónimo de venta de casas fabulosas y de una transparencia que a menudo se echa tristemente en falta en esta profesión. “No deseo jubilarme jamás” dice Christopher apasionadamente. “Nuestra profesión es una fuente de placer, y lo que más disfruto en la vida es el enriquecimiento que me aporta el conocer a tanta gente maravillosa a través de mi trabajo.”

Chris en Puerto Banús en 1982

Aunque lo que más le llenó de satisfacción fue dar la bienvenida a sus hijos, Alex y Katinka, como nuevos miembros del equipo de 25 profesionales de ventas, alquiler, administración y consultoría, asegurando así la continuidad de la tradición familiar. Se apuntaron “sin ser obligados por su padre”dice Chris. “¡Fue el mejor momento de mi carrera profesional!”

La dinastía familiar fue fundada en Chicago en 1904 por el abuelo de Christopher, Burtt Byron Clover, y continuada por su padre Bill al abrir una oficina en Virginia en 1952. Aunque su abuelo murió en 1970, con 94 años, Christopher aún recuerda dos consejos que le dio cuando él era un chaval, y que todavía pone en práctica hoy en día en sus negocios. “Uno era que el granjero siempre quiere comprar terrenos al otro lado de la valla” Chris recuerda. “En cantidad de ocasiones desde entonces, cuando hemos puesto una propiedad en venta, me he puesto en contacto con los vecinos y sus amigos, y a menudo he realizado una venta rápida. Mi abuelo también solía decir que es más difícil vender la casa grande en una calle de casas pequeñas que una casa pequeña en una calle de casas grandes, ejemplo que ilustraba la importancia de la ubicación y su impacto en el precio de venta.”

En 1968 Bill adquirió Panorama International Ltd, una empresa con sede en Washington D.C. que se especializaba en vender segundas viviendas en el extranjero a inversores estadounidenses. En 1970, Panorama abrió su primera agencia en el extranjero en Marbella, y a ésta le siguieron sucursales en Ciudad de México y Mallorca. La reputación de Marbella como un destino de calidad con el mejor clima de Europa ya estaba establecida por entonces, y Panorama fue la primera agencia inmobiliaria en traer a clientes en vuelos promocionales. En una ocasión memorable, Chris y su equipo de ventas recibieron un vuelo charter con 120 personas a bordo que conformaban 75 “unidades de compra” y a quienes les vendieron 49 propiedades en una semana – sobre todo pisos y chalets en Nueva Andalucía y Bahía Dorada en Estepona, a precios que oscilaban entre $ 5.000 y $30.000. “Mi padre demostró mucha visión de futuro al apuntar hacia Marbella como la joya del mercado europeo de segundas viviendas. Cuando en 1971 me dijo que necesitaba mi ayuda en la oficina de Washington, no pude decirle que no” dice Chris.

Bill Clover Senior, el día de su 95º cumpleaños

Antes de llegar aquí el 16 de febrero de 1973 – el día que cumplía 26 años – el negocio se había trasladado de una pequeña oficina junto al Parque de la Alameda a un espacio mucho mayor enfrente de la antigua estación de autobuses Portillo. Chris recuerda: “¡Todo el material fue transportado a lomos de burro! En aquellos tiempos, tenías que llamar a la operadora en Málaga y a veces esperar todo el día para hacer una llamada internacional. Nuestro nexo principal con el mundo exterior era nuestra queridísima máquina de telex.”

Dos años después, la peor recesión desde la guerra obligó a cerrar la oficina de Washington. Su hermano Bill se hizo cargo de la sucursal de Ciudad de México y se convirtió en un consultor de primera línea en asuntos de desarrollo y financiación inmobiliarias; él y Christopher siguen intercambiando clientes y consejos de forma habitual. Christopher y su primera esposa Kirsten se quedaron en Marbella para desarrollar el negocio local, y disfrutaron centrándose en propiedades y clientes de alto nivel en lugar de aquellos vuelos promocionales, con la gran presión que conllevaban. “Trabajamos muy duro pero siempre tuvimos mucha suerte” dice Christopher. “En los años setenta nos presentaron a varios miembros de la familia real saudí y les vendimos muchas de las propiedades que compraron en Marbella por aquella época.”

Tras sobrevivir valerosamente la difícil recesión de 1989-1993, al año siguiente Christopher abrió una oficina de ventas estratégicamente situada, como convenía al alto perfil de sus clientes, en el prestigioso Hotel Puente Romano. La sede principal, con un nuevo departamento de alquileres, abrió justo enfrente del Hotel Marbella Club en 1996. Hoy en día, sus planes son igual de optimistas:

“Estamos invirtiendo mucho tiempo todas las semanas con los miembros de nuestro equipo para mejorar sus dotes comunicativas, sus conocimientos del producto y de la industria, y su profesionalismo en general” dice Christopher. “Estamos constantemente afinando nuestros múltiples sistemas organizativos y nuestra estupenda página web para hacerlos más eficientes y transparentes. Con el tiempo, los resultados son evidentes: ahora mismo estoy rodeado de un equipo de auténticos campeones del sector que se llevan de maravilla – son los mejores que he tenido jamás.”

Oficinas en el Hotel Puente Romano<br /><br />
y enfrente del Hotel Marbella Club

momento único para un comprador que desee adquirir una propiedad en casi todos los niveles de precio y a precios de saldo.” Sin embargo, no prevé que los precios se recuperen hasta los picos de 2006-2007 durante un tiempo, con la excepción de algunas propiedades verdaderamente únicas que no se pueden reproducir.

¿Y sus planes de futuro? Seguir haciendo lo que más le gusta, como él dice, “¡por otros cuarenta años más!”

La historia de Panorama continúa.